tea
Conocimiento Corporal Autismo

Proyecto ARBIT – Mejora del conocimiento corporal para las personas con autismo

Federación Autismo Castilla y León, participa junto con otras nueve entidades de diferentes países europeos en el desarrollo del proyecto ARBIT en el marco del programa europeo Erasmus +.

El objetivo del proyecto ARBIT es ofrecer herramientas y procedimientos para mejorar habilidades básicas (conocimiento corporal, imitación y atención conjunta), a través de tecnologías de Realidad Aumentada, lo cual resulta esencial para las personas con autismo y discapacidad intelectual asociada, ya que son requisitos previos para la mejora de la competencia social.

A continuación, te explicamos un poco más en qué consiste la primera habilidad básica mencionada previamente, que es el conocimiento corporal su relación con las personas con autismo y discapacidad intelectual.

¿Qué es?

El conocimiento corporal tiene muchas facetas.

Se refiere al conocimiento inmediato y continuo que una persona tiene sobre su propio cuerpo (en estado estático o en movimiento), en relación con sus diferentes partes y con el espacio y los objetos que le rodean.

Esta habilidad hace referencia a la conciencia de la propia persona como ser psicosocial, así como a los sentimientos que provoca ser consciente de ello.

¿Cuándo se desarrolla?

Desde que nacen, los bebés desarrollan su percepción corporal a través de la interacción con personas (por ejemplo, a través de caricias) y objetos. A nivel ecológico, el conocimiento del cuerpo aparece de forma muy temprana, alrededor de los 4 meses en niños/as con desarrollo típico, y les aporta mayor efectividad en su interacción con el entorno

Alrededor de los 18 meses, en bebés típicos, comienza a desarrollarse el auto-reconocimiento que está vinculado al pensamiento simbólico. El auto-reconocimiento es la capacidad que tiene una persona para distinguirse a sí misma como un ser con entidad propia, por ejemplo, reconociéndose su imagen real frente a un espejo.

Más tarde, alrededor de los 3 años, son capaces de reconocer una representación de sí misma no idéntica a la realidad. Por ejemplo: la de su avatar.

Alrededor de los 5 años, son capaces de formarse una representación mental propia, como ser social.

¿Qué implicación tiene esta habilidad en el desarrollo de la persona?

Un buen conocimiento corporal va a contribuir a coordinación motora, cognición espacial, lenguaje corporal y expresión emocional.

¿Qué dificultades tienen las personas con autismo y discapacidad intelectual para el desarrollo de esta habilidad?

Muchas personas con TEA presentan dificultades en el aprendizaje y conocimiento corporal. Como consecuencia, pueden experimentar déficits tanto a nivel motor (por ejemplo, lentitud, torpeza motora o descoordinación), como a nivel perceptivo (por ejemplo, falta de coordinación visomotora, organización espacial y estructura espacio-temporal) que les limita para interactuar y desenvolverse con facilidad en el entorno que los rodea.

Conoce más acerca del proyecto ARBIT, a través de su página web, suscribiéndote a su newsletter o siguiéndolo en sus perfiles de redes sociales en: Facebook, Twitter, y Youtube.

 

Ir al contenido